Proyectos Empresariales, ERP, CRM, WMS, TMS. Consultoría en Gestión. Consultoría en Logística

Los ‘nativos digitales’ son los primeros niños con un coeficiente intelectual más bajo que sus padres

>Los 'nativos digitales' son los primeros niños con un coeficiente intelectual más bajo que sus padres

Tabla de contenidos

Los ‘nativos digitales’ son los primeros niños con un coeficiente intelectual más bajo que sus padres

«La fábrica de cretinos digitales».

Así se titula el último libro del neurocientífico Michel Desmurget (Lyon, 1965), director de investigación en el Instituto Nacional de la Salud de Francia, en el que cuenta con datos duros y en forma contundente cómo los dispositivos digitales están afectando gravemente, y para mal, al desarrollo neuronal de niños y jóvenes.

«Simplemente no hay excusa para lo que les estamos haciendo a nuestros hijos y cómo estamos poniendo en peligro su futuro y desarrollo», advierte en entrevista con BBC Mundo el experto, que tiene a sus espaldas una vasta obra científica y de divulgación y ha pasado por reconocidos centros de investigación como el Massachusetts Institute of Technology (MIT) o la Universidad de California.

Su libro se ha convertido en un gigantesco superventas en Francia.

¿Los jóvenes de hoy son la primera generación de la historia con un coeficiente intelectual (IQ) más bajo que la anterior?


    Sí. El coeficiente intelectual se mide con una prueba estándar. Sin embargo, no es una prueba «congelada», a menudo se revisa.

    El neurocientífico Michel Desmurget

    Y haciendo eso, los investigadores han observado en muchas partes del mundo que el coeficiente intelectual aumentaba de generación en generación. A esto se le llamó el ‘efecto Flynn’, en referencia al psicólogo estadounidense que describió este fenómeno.

    Pero, recientemente, esta tendencia comenzó a invertirse en varios países.

    En naciones donde los factores socioeconómicos se han mantenido estables, los niños de hoy muestran un coeficiente intelectual más bajo que el de sus padres.

    ¿Cuáles son las causas de esta disminución del coeficiente intelectual?

    Hay muchas causas. Pero lo que es innegable es que estamos pasando por una crisis sanitaria mundial.

    1. Disminución de la calidad de las interacciones intrafamiliares. Hay cada vez menos contacto físico y emocional entre padres e hijos.
    2. Reducción del tiempo dedicado a actividades enriquecedoras y constructivas.
    3. Ruptura del sueño. Los jóvenes no duermen lo suficiente y cada vez hay más pruebas de que el sueño es importante para el desarrollo cerebral y emocional.
    4. Sobreestimulación de la atención. El hecho de que los jóvenes estén continuamente saltando de un estímulo a otro genera una capacidad de atención extremadamente reducida.
    5. Estilo de vida sedentario.

    El uso de pantallas recreativas como la televisión y los videojuegos, ¿está relacionado con esta disminución?

    Sí, definitivamente.

    Está probado que el tiempo pasado delante de las pantallas recreativas tiene un efecto muy negativo en el coeficiente intelectual y el desarrollo cognitivo de los jóvenes. No todas las actividades tienen el mismo impacto en el cerebro.

    Las actividades relacionadas con la escuela, el trabajo intelectual, la lectura, la música, el arte, la realización de actividades físicas, etc., son mucho más nutritivas y estructurantes para el cerebro que las pantallas recreativas, sean estas videojuegos, TV, películas, redes sociales, etc.

    ¿Qué medidas se pueden tomar para contrarrestar este efecto?

    Lo primero es tomar conciencia del problema y del peligro que representa. No se trata de demonizar la revolución digital ni de detenerla, pero sí de establecer reglas y límites.

    Establecer reglas según la edad del niño. Antes de los 6 años, lo mejor es evitar el uso de pantallas recreativas. Después de los 6 años, se pueden permitir tiempos limitados y adaptados a la edad y al contenido.

    Es importante involucrar a los jóvenes y explicarles los efectos nefastos de las pantallas en el cerebro. La idea es que ellos mismos adquieran una actitud crítica y reflexiva frente a estos objetos.

    También es muy importante que los padres limiten su propio uso de las pantallas. Se ha demostrado que los padres que pasan su tiempo frente a las pantallas tienen hijos con más dificultades de aprendizaje y de atención.

    ¿Por qué crees que hay tan poca conciencia sobre este problema?

    Hay muchas razones. En parte, se debe a la información parcial y sesgada que se da a los padres y a la sociedad en general.

    También hay un problema de adicción a las pantallas que afecta a muchos adultos. Los adultos, inmersos en esta cultura de la distracción y el entretenimiento fácil, son reticentes a reconocer los efectos nocivos de las pantallas porque ellos mismos son adictos.

    Además, la industria digital es muy poderosa y tiene una influencia significativa en la opinión pública y las políticas.

    Por último, hay que decir que, desgraciadamente, la salud de los niños no es una prioridad para la mayoría de los políticos y los medios de comunicación.

    Para más información, se puede consultar el libro «La fábrica de cretinos digitales» de Michel Desmurget.

    Share:

    More Posts

    Mándenos su mensaje

    es_ESESP